Aunque parece una obviedad, no lo es tanto para la sociedad en general. Sí, también hay mujeres calvas, que al igual que los hombres recurren a diferentes técnicas para sobrellevar su alopecia.

Históricamente el cabello femenino siempre ha estado muy relacionado con la feminidad.

Como recordaba hace unas semanas la periodista Ángeles Caso en el programa de radio Hoy por Hoy, “la sociedad ha impuesto que la mujer tenga que tener una imagen determinada, no solo ser bonitas sino también femeninas”.

El pelo está tan vinculado a esa idea que algunas religiones “obligan a ocultarlo”. La cristiana, durante muchos siglos, obligó a las mujeres a cubrirse el pelo, y la musulmana y la judía estricta “lo siguen haciendo”. 

El pelo largo está tan asociado a la mujer y la feminidad que hasta los dibujos esquemáticos que hay en las puertas de los baños la figura del hombre es calva y la de la mujer lleva melena.

Sin embargo, hay mujeres que no tienen pelo. Y son muchas más de las que podemos imaginarnos.

La inmensa mayoría lleva peluca porque el estigma de no tener pelo es “demasiado duro para casi todas”. Muy pocas mujeres lo cuentan y todavía menos, enseñan su cabeza tal y como es.

Tenemos la solución, y es definitiva

Ni que decir tiene que la única solución que médicos y expertos señalan como definitiva es el injerto capilar, que pese a la creencia popular, también pueden llevarse a cabo las mujeres.

Si quieres conocer cómo se realiza la operación ‘paso a paso’,  o por qué Turquía es la mejor opción para tu trasplante capilar, no dudes en consultar nuestro Blog.

Si quieres más información o no sabes por dónde empezar, no dudes en contactar con nosotros:

Nuestros especialistas te acompañarán en este proceso que bien puede convertirse en tus vacaciones soñadas.

¡No te reconocerás al volver!